Páginas

domingo, 1 de febrero de 2009

EL MENDIGO

Escribía su apellido con dos letras
en un banco sin futuro.

Recogía versos regulares en la calle
y cambiaba su raíz,
solo en tercera persona.

A menudo desteñía con la lluvia;
amanecía tan blanco,
que no distinguía sus mentiras

Casi siempre
esperaba del sol... un espejismo

4 comentarios:

diario de un inutil dijo...

bonitas palabras rosa.

un salu2.

Manuel dijo...

Olvidé decirte que en las líneas rugosas de un banco del parque, se mueve el Universo.

Pero tu ya lo sabes. Solo tienes que mirar hacia allá. No hay calor fuera el conocimiento.

Gracias por tus versos.

Javier dijo...

¿Ya me has mandado tu relato?


Pepito Grillo

Un beso

Rosa dijo...

Querido Javier; ¡perdón! quise decir... Pepito.

Me encanta que me hayas escrito. Es todo un honor, pero lo que no se le hace a una amiga es decirle que "si te ha enviado ya el relato". ¡¡Jo!!, no ves que se me dá muy mal lo de escribir relatos y, lo que es peor, se me dá muy mal escribir entre horas. No obstante, lo que si te prometo, es que lo voy a intentar.

Otro beso y gracias por contar conmigo