Páginas

miércoles, 18 de agosto de 2010

SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO

Una vez escribí que las historias más bellas estaban en el cielo...pero no todas, algunas, como la vivida la noche del 7 de Agosto, se gestó bajo las estrellas. Ellas, dueñas del tiempo, fueron espectadoras de la consecución de un sueño. Sueño que fue capaz de disipar los miedos y los nervios con una sonrisa y el primer abrazo.

Aquella mágica noche miramos al firmamento siendo conscientes de que, desde nuestro presente, admirábamos el pasado del universo, mientras las galaxias eran testigos de nuestro futuro. El tiempo contenido en una mirada .

Reinaba la paz, Perseo guardó la cabeza de Medusa, no necesitaba defender a Andrómeda de ningún monstruo. Girondo sacó las palmeras de sus versos, aquellas con las que limpia el polvo a las estrellas, y dulcemente secó las lágrimas de los ojos de alguna de ellas para que pudiera ver mejor. La Osa Menor, nuestra guía, estaba tan contenta y juguetona que movía constantemente la cola haciendo ondear la Estrella del Norte hasta que La Osa Mayor se puso seria y le llamó la atención. Un ser pequeño en estatura y grande de corazón, que viajó entre los papeles acumulados en el fondo de mi bolso, puso el punto final. Principito, como me prometió, rió mas que nunca haciendo sonar millones de cascabeles.

El escenario preparado, los espectadores atentos. Qué comience el sueño de una noche de verano.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Shakespeare y Saint Exúpery, mezclados con Galileo...no está mal para seguir acumulando gente de buen pensar a una mirada al firmamento. Lo que está arriba está abajo, dice el Tao. Esta historia particular sigue teniendo vocación universal. ¿Añadimos a Calderón, pues toda la vida es sueño...?

Italo Calvino.
(perdón, yo también me he animado a pasar por aquí)

Nota sobre Italo Calvino:
En 1952 abandonó la literatura realistico-social para dedicarse a una especie de narración, aparentemente fantástica, que podía ser leída en diferentes niveles interpretativos.

Anónimo dijo...

Como siempre batallando contra el tiempo que se escapa de las manos...Hoy he conseguido zafarme de la persecución de los hombres grises para acercarme hasta este blog. No podía faltar. Allí donde hay una historia interminable estoy yo. No es una historia del eterno retorno, no es un sofisma absurdo...es la historia que crece relegando a la nada porque creemos en ella.

Os regalo dos citas que empujan esta realidad. ¿Realidad? Sí... Leerlas y lo entenderéis.

“Nuestra memoria no es más que una imagen de la realidad, por lo que nuestra realidad es sólo nuestra imaginación.”

“Un sueño no puede convertirse en nada una vez que se ha soñado.”

Saludos cordiales.

Michael Ende

Anónimo dijo...

noche, fabricadora de embelecos
loca, imaginativa, quimerista
que muestras al que en ti su bien conquista
los montes llanos y los mares secos

habitadora de célebres huecos,
mecánica, filósofa, alquimista,
encubridora vil, lince sin vista,
espantadiza de tus mismos ecos:

la sombra, el miedo, el mal se te atribuya,
solícita, poeta, enferma, fría,
manos del bravo y piel del fugitivo.

que vele o duerma, media vida es tuya:
si velo, te lo pago con el día,
y si duermo, no siento lo que vivo.

Me duele que hayáis citado a la competencia cuando un vuestro compañero ofreció la lectura de mi poesía la noche estrellada de que tanto presumís. No obstante aquí os regalo con ella. Y dama encantadora, María Carmen, disculpadme que me haya entrometido en vuestro bello texto.

flvc

Mari Carmen Azcona dijo...

Caballero, no es preciso disculparse pues no hay entrometimiento en vuestra acción. Es un honor que un ilustre dramaturgo y poeta como vos, D. Lope de Vega, se acerque hasta aquí. Además, siempre es de agradecer el regalo de un magnífico soneto. Una hermosa prosopopeya con la que además nos hacéis participes de vuestro hondo e intimo dialogo con la noche.

“que vele o duerma, media vida es tuya:
si velo, te lo pago con el día,
y si duermo, no siento lo que vivo.”

Qué gran paradoja, que aquello que nos es necesario para vivir sea, a su vez, quién nos quiete horas de vida.

También decís en vuestros versos: “noche, fabricadora de embelecos, loca, imaginativa, quimerista...” Así que permanezcamos en esta noche loca, imaginativa y quimerista...este sueño de una noche de verano.

Reitero mi agradecimiento por vuestra presencia.

Un saludo.

Mª Carmen

Nelken Rot dijo...

Y si el sueño se hizo realidad, doy fe por la magnitud de los mosquitos que nos traían a tierra, pues eso, que hicimos un sueño realidad gracias a ti Santiago, que nos cuidaste estupendamente

Besos

Nel